11 ene. 2013

Darsound en Mercantil

La mítica banda de Badajoz vuelve al Mercantil. No hay que perdérselo. 


BIBLIOTECA: Himno, de Lydie Salvayre.



Lydie Salvayre nació con el nombre de Lidia Arjona en el año 1948 cuando sus padres, exiliados republicanos españoles, se establecieron en la zona de Toulouse.  Habían cruzado la frontera como tantos exiliados y tuvieron la fortuna de conseguir la acogida (cicatera y mezquina por lo general) de la República Francesa. Lydie estudió Literatura en la Universidad de Toulouse, se licenció en literatura moderna y después hizo medicina, licenciándose en psiquiatría. Por lo que se ve en la red tiene una cierta fama en las letras francesas donde ha conseguido más de un premio. Aún hoy residen en Toulouse unos 25.000 habitantes que son hijos de aquellos españoles y la ciudad mantiene aún una sede de la CNT en un edificio modernista, (4 Rue de Bellfort).

Resulta que uno comparte con Lydie la admiración juvenil por Jimi Hendrix, así que cuando vi el librito que acaba de publicar sobre el músico me lo compré. Somos muchos los que pensamos que Hendrix no sólo era un gran guitarrista de rock, seguramente el mejor de aquella época, sino que tenía metida en la cabeza una cantidad inmensa de música maravillosa como ningún otro músico de su entorno. Para mí no se puede comparar la ejecución limpia y bien trabajada de Eric Clapton, por ejemplo, con las maravillas que salían de la guitarra invertida (era zurdo) del americano de Seatle. Hendrix era mucho más que un músico de rock, y no es poco. Otro de mis mitos musicales negros, el músico de jazz Miles Davis, pensaba sobre Hendrix lo mismo. Había hablado con él varias veces y le había propuesto hacer algo juntos, habían quedado en verse en Inglaterra, donde residía el guitarrista por entonces, cuando a éste le sobrevino la muerte. Davis siempre añoró la guitarra de Hendrix. En aquella época hacía tocar a John McLaughlin, su guitarrista inglés blanco, con un sonido parecido al del de Seatle. O tal vez es que a McLaughlin le gustaba, porque ahora sabemos que estuvo tocando con él cuando pasaba alguna temporada en Londres.

El libro de Salvayre no aporta nada nuevo a lo que se sabe actualmente sobre el músico, que es bastante más de lo que sabíamos los que le seguíamos en los años posteriores a su muerte, acaecida el 18 de septiembre de 1970. El libro tiene una entonación poética, propia de una mitología, es un panegírico del músico, algo que le viene bien a quien, para sus seguidores, es más un mito que un simple músico. Llega a decir Lydie Salvayre que para ella Hendrix tiene mucho de Orfeo. Es lo que tiene morir a los 27 años, que uno está más en el Olimpo que en los discos. Por cierto, quien quiera conocer al guitarrista le animamos a que lo haga en los cuatro discos que se publicaron en vida del autor: con The Jimi Hendrix Experience acompañado de Mitch Mitchel y Noel Reading grabó (1967) Are You Experienced?, (1967) Axis: Bold as Love y el doble (1968) Electric Ladyland; con Band of Gypsies, acompañado de Bill Cox y Buddy Miles en 1970, Band of Gypsys (grabado en vivo el día 1 de enero en el Filmore East). 





El libro se centra, de manera especial, en la interpretación que hace Hendrix del himno de los EE.UU., Star Spangled Banner, en el festival de Woodstock, de ahí el título de la obra (Himno). Es una deconstrucción de éste en el que pueden oírse las bombas de Vietnam, los gritos de las víctimas, los sonidos de la guerra, lo que a la autora le parece el momento cumbre de la música de Hendrix, un “happening” de dolor y caos. Posteriormente Hendrix no quiere hacer denuncias, no habla de ello en las entrevistas, despista un poco en sus contestaciones. Algunos dicen que su postura sobre la guerra era ambigua. Ya lo había dicho con su guitarra. No quería hacer declaraciones solemnes.