30 abr. 2012

Darksound en la Sala Doré


27 abr. 2012

¡Qué nadie se vaya de puente!


La noche del sábado en la “sala Doré” actúan los DARKSOUND con nuevos temas. No hay que perdérselo porque este grupo de la ciudad siempre ha trabajado en el rock con creatividad, saliéndose de los caminos trillados y con una voz propia. Procura estar temprano para coger buen sitio.
*
*


Por otra parte, el jueves 3 de abril se va a poner en práctica una experiencia muy interesante: la proyección en el cine conquistadores de la ópera Orfeo ed Euridice de Glück grabada en el Festival  Internacional de Música Castell de Perelada. Recomendamos asistir a esta ópera que podemos encuadrarla entre las interesantes porque se sale un poco del repertorio habitual y porque además, si esto de la ópera tuviera alguna acogida en Badajoz seguramente los programadores podrían dar nuevos pasos, pues  esto del cine y la ópera tiene futuro: hay una experiencia en marcha para retrasmitir en directo en cines con alta definición y calidad sonora las óperas del Liceo.  

24 abr. 2012

Juan Pérez Ribes: Concierto para Clarinete y Banda Sinfónica.


Muchos lectores del blog nos han comentado que hablamos mucho de Juan Pérez Ribes pero nos critican que ponemos poca música suya. Hoy tenemos ocasión de traer aquí una grabación que aparece en YouTube de la Banda Sinfónica Lira Carcaixentina dirigida por Rafael Sanz Espert interpretando el “Concierto para Clarinete y Banda Sinfónica” del maestro realizada el día 8 de junio de 2003 en el Palau de la Música de Valencia, como podemos ver en los créditos.

18 abr. 2012

Jaap van Zweeden and Yuja Wan at Avery Fisher Hall at Lincoln Center


Last Thursday, during a trip to Manhattan, we see an open rehearsal for the concert of the New York Philharmonic at Avery Fisher Hall at Lincoln Center.
From 1908 Mahler moved to New York and led the Metropolitan Opera, leadership shared with the famous conductor Arturo Toscanini. He produced the premiere of The Bartered Bride by Smetana and Tchaikovsky's Queen of Spades. During this period, was charged with the direction of three concerts by the Symphony Society of New York. In February 1911 he gave his last concert at Carnegie while suffering a sore throat and a body temperature of 40 ° C. She was diagnosed with bacterial endocarditis, a disease of people with heart valve defects, and died May 11 in Vienna.
Therefore, her relationship with the city was intense in the last years of his life and only his death impided continuity. So Mahler was so associated with New York as with Vienna. The interpretation of the Philharmonic under the baton of Jaap van Zweden was brilliant. The piece is well suited to the splendor of a large symphony orchestra and with musicians like those it was exciting. When just the finale of the fourth movement the audience bursts into applause deserved, the conductor continued to refine some details with the orchestra.
Meanwhile the young Chinese pianist Yuja Wang is a prodigy of piano performance. The Prokofiev concerto is full of nuance and interpretation requires the rapid execution of complex chords in both hands and was a challenge for the interpreter. However, the Yuja Wang’s piano sounds lightweight, perfectly legatto and linked with the orchestra. It was a Wonderful  listening.


El pasado jueves, aprovechando un viaje a la Gran Manzana, pudimos acudir al ensayo general del concierto de la Orquesta Filarmónica de Nueva York en el Avery Fisher Hall del Lincoln Center.
A partir de 1908 Mahler se trasladó a Nueva York y dirigió la ópera del Metropolitan, dirección que compartió con el famoso director Arturo Toscanini. Allí realizó el estreno de La novia vendida de Smetana y la Dama de picas de Chaikovski. En este periodo se le encargó la dirección de tres conciertos por la Sociedad de la Orquesta Sinfónica de Nueva York. En febrero de 1911 dio su último concierto en el Carnegie Hall sufriendo dolor de garganta y una temperatura corporal de 40ºC. Le diagnosticaron una endocarditis bacteriana, una enfermedad propia de personas con defectos en las válvulas cardiacas y el 11 de mayo fallecía en Viena.  
Por tanto, la relación de Mahler con la ciudad fue muy intensa en los últimos años de su vida y sólo su muerte impidió que tuviera continuidad. De manera que Mahler estuvo tan relacionado con Nueva York como con Viena. La interpretación de la Philharmonic bajo la batuta de Jaap van Zweden fue brillante. La pieza se presta muy bien al lucimiento de una nutrida orquesta sinfónica lo que con unos músicos como éstos resultó emocionante. Cuando acaba el finale del Cuarto Movimiento el público irrumpe en un merecido aplauso, mientras que el director continúa puliendo algunos detalles con la orquesta.
Por su parte la joven pianista china Yuja Wang es un prodigio de interpretación pianística. El concierto de Prokofiev está lleno de matices y su interpretación requiere de la ejecución de solos en rápidos acordes complejos de las dos manos que suponen un reto para el intérprete. Sin embargo el piano de Yuja Wang suena ligero, ligado y perfectamente engranado con la orquesta. Una maravilla de escucha.



14 abr. 2012

Tom Harrell at Village Vanguard.


Tom Harrell learned of the older generation as a young collaborator of the stars of her times and now he works with a group of musicians of the younger generation to develop their own music under his leadership. The list of musicians he has played is endless and there are many top jazz musicians in it: Stan Kenton, Woody Herman, Horace Silver ...
But today, he works with the tenor saxophonist Wayne Escoffery, an English musician living in New York, the pianist from Los Angeles Danny Grissett with a solid musical education, with English bassist Ugonna Okegwo, (German mother and Nigerian father), and drummer from Philadelphia Jonathan Blake, a musician and composer Grammy nominated, who at 36 has played with a large number of top names in jazz.
This great group makes a jazz in the mainstream which displays many musical influences by the past. Harrell is one of the best living musicians in the genre. In the fast tempos in the slow ones, as a reminiscent of Freddie Hubbard on issues of great strength, like a XXI century Dizzy Gillespie, trumpet Harrell is very good, very good jazz musician and band leader for outstanding.
Waynne Escoffery is a saxophonist who makes a good counterpoint to Harrell's solos, a musical  and creative force. The rhythm section is impeccable, with a good job of Grissett on creating harmonies and musical structures, with solid bass of Okegwo and Blake on drums, who although he  needed some heat at beginning he was improving with the progress of the session.
The themes, unknown to me, should be Harrell compositions or any of its musicians.
An evening of good jazz at the club in Greenwich Village.


Tom Harrell aprendió de los músicos de generaciones anteriores cuando era un joven colaborador de las estrellas de aquella época y ahora trabaja con un grupo de músicos de las nuevas generaciones que desarrollan su propia música bajo su liderazgo. La lista de músicos con los que ha tocado es interminable y en ella están muchos de los mejores músicos que el jazz ha tenido: Stan Kenton, Woody Herman, Horace Silver…
Sin embargo hoy, trabaja con el saxo tenor Wayne Escoffery, un músico inglés instalado en Nueva York, un saxofonista con fuerza y creatividad; con el pianista de Los Angeles Danny Grissett de sólida formación musical;  con el bajista inglés Ugonna Okegwo, de madre alemana y padre nigeriano y con el batería de Filadelfia Jonathan Blake, un músico y compositor nominado a los Grammys, quien a sus 36 años ha tocado con un gran número de primeras figuras del jazz.
Este magnífico grupo hace un jazz que está en la corriente principal y que concita influencias de muchos músicos del pasado. Harrell es uno de los mejores músicos vivos a la trompeta. En los tempos rápidos, en los lentos, en un jazz ligero que recuerda a Fredie Hubbard, en temas de mucha fuerza, como un Dizzy Gillespie del siglo XXI, Harrell es muy buen trompeta, muy buen músico de jazz y un líder para una banda sobresaliente.
Waynne Escoffery es un saxofonista que hace un buen contrapunto a los solos de Harrell, un músico con fuerza y creativo. La sección rítmica es impecable, con un buen trabajo de Grissett en las armonías y creando estructuras musicales, con un sólido contrabajo de Okegwo y una batería, la de Blake, que si bien necesitó cierto calentamiento, fue mejorando con el progreso de la sesión y mostró una técnica muy completa.
Una noche de buen jazz en el club de Greenwich Village.