30 abr. 2010

Robert Fripp y Theo Travis



El otro día ha tocado en Madrid Robert Fripp acompañado, (a la flauta y saxo), por Theo Travis, que fue integrante del grupo Soft Machine. Esto ya no tiene remedio, pero, quien esté cerca, puede oirlos hoy en Málaga, el domingo en Alicante y el lunes en Barcelona, en el festival de la guitarra en la Sala Apolo.
Robert Fripp y el que fuera su grupo King Crimson vienen haciendo músicas maravillosas desde finales de los años sesenta. No puedo decir que sea la mejor música que he escuchado, pero tal vez es la música con la que más he disfrutado.
Es una ocasión que no hay que perderse.

21 abr. 2010

Festivales flamencos

Este año hay dos citas flamencas, dos festivales, que parece que están muy bien. De esos que no hay que perderse.
El primero es en Madrid en Junio, exactamente del 4 de Junio al 2 de julio y se celebrará en varios auditorios: Teatros del Canal, La Música de los Espejos (Complejo El Águila), Centro Cultural Pilar Miró, Institut Français, Centro Cultural Paco Rabal y en varios municipios de la Comunidad. Se puede ver la programación AQUÍ.



El segundo es en Sevilla y se trata de la XVI Bienal de Flamenco, el mejor escaparate para contemplar las novedades que presentan las grandes estrellas del flamenco. Será del 15 de septiembre al 9 de agosto.
Se puede descargar la programación en pdf o consultarla AQUÍ.


6 abr. 2010

5 abr. 2010

Biblioteca: Albeniz, edición conmemorativa, Ministerio de Cultura


El Ministerio de Cultura ha venido defendiendo las tesis de la SGAE sobre la piratería cultural y demás delitos contra los derechos de autor y está en su derecho. Pero el Ministerio no dice nada sobre el hecho de que un CD de música cueste 20 euros y nadie pueda hacer nada por abaratar los costes. Todo el mundo sabe que eso es un robo. Ni los derechos de los artistas, ni el soporte CD ni los proceso de fabricación y distribución llegan a unos costes ni siquiera próximos a esa cifra. Eso es un robo. Y si no, véase la propia edición que acaba de sacar el Ministerio para la conmemoración del centenario de Albeniz. Se trata de una edición que ofrece por 22 €:

- 1. DVD: Isaac Albéniz, el color de la música (52 minutos) dirigido por José Luis López-Linares.

- 2. DVD: Iberia (2005) de Carlos Saura junto con Apuntes para una película, el facsímil del guión del filme ilustrado con dibujos del cineasta.

- 3. Albéniz, soñar España. Una biografía del fundador de la música española moderna escrita por Andrés Ruiz Tarazona.

- 4. Impresiones y diarios de viaje, de Isaac Albéniz.

Solamente el DVD de Saura cuesta 25 euros. Lo que quiere decir que las cuentas no salen. Si el ministerio puede hacerlo también podrá la industria.  
¿No debería de intervenir también el Ministerio para defender a los consumidores y no sólo a la industria cultural?


Etnografía de las sociedades modernas.

La antropología nació como una ciencia dedicada al estudio de las civilizaciones menores, de las culturas atrasadas, antiguas y de los países del tercer mundo, en un entorno de colonialismo europeo. La paradoja es que, superadas estas condiciones, la etnografía, (que es la ciencia que realiza el trabajod e campo para los antropólogos), se ha girado y al darse la vuelta ha empezado a mirar la propia cultura a la que pertenece y, bajo una óptica post-moderna, se ha decidido a mirar a la cultura occidental como una más, observándola de la forma más objetiva posible sin juicios previos. ¿Cómo vería alguien de una cultura diferente a la nuestra cualquier acontecimiento, por ejemplo un concierto musical con una orquesta sinfónica? Este comentario ya lo hizo un etnomusicólogo inglés que acudió a un concierto acompañado de un músico hindú, pero en su caso se centró más en los aspectos musicales. Imaginemos como vería nuestros conciertos una persona ajena a nuestras costumbres, teniendo en cuenta que, por ejemplo, en muchas culturas la música no existe como actividad profesional y es practicada por toda la comunidad o que no tienen sentido del espectáculo con carácter exclusivamente lúdico sino solamente como ceremonial:



“En el edificio hay dos espacios. En el espacio mayor se sienta una gran cantidad de personas. En el otro espacio un grupo notablemente menor. El grupo mayoritario va entrando por una puerta, al fondo de la sala, enseñando una acreditación a unas señoritas altas y muy bien arregladas. Esto lo hacen para demostrar que han pagado para entrar porque esta gente debe ser muy desconfiada, por lo que se observa. Una vez llena la sala apagan las luces y la gente, que había llenado el espacio mayor, se calla al instante. Al poco empiezan a aparecer los que ocupan el otro espacio, el espacio menor de la sala. Mientras que el primero tiene una cierta pendiente, el segundo es un espacio horizontal. Según empiezan a entrar éstos, los otros aplauden. En el espacio menor la gente entra sin enseñar acreditación alguna porque en este espacio no se paga, incluso me han dicho que reciben dinero por estar ahí y hacer música. Una vez que se han sentado todos entra otra persona y la gente que llena el espacio mayor vuelve a aplaudir de nuevo. Esta persona dirige su instrumento hacia el resto y lo hace sonar. Al momento se produce una especie de ruido infernal controlado cuando todos sus compañeros hacen sonar sus instrumentos. Afortunadamente al poco se callan. De repente no pasa nada y todo el mundo está quieto hasta que aparece en la sala otra persona y se reanudan los aplausos. Llegados a este punto podemos decir que ha trascurrido un buen rato sin que haya pasado nada interesante, esta gente se debe de aburrir mucho con estas ceremonias.”