19 ene. 2007

Rito y Geografía del Cante
a mi me gusta saborear la hierba la hierba buena un cante por soleá y una voz quebrá y serena.

Para sobreponernos a las desdichas no hay nada como una voz quebrá y serena que nos cante por soleá. Para eso hay un gran "invento" que está en el mercado en forma de una colección de libritos con DVD y que es la colección de "Rito y Geografía del Cante" que dirige Jose María Velazquez-Gaztelu, poeta y flamencólogo, basada en los programas que TVE emitió nada menos que al principio de los años setenta. Por cierto, uno tiene recuerdos de la infancia de magníficos programas de televisión. Recuerdo haber visto en la tele un concierto de cierto grupo de jazz que hacía una música extraña y que con el paso de los años descubrí que había sido la big band de Charles Mingus. También recuerdo los programas didácticos de Leonard Bernstein, toda una maravilla. El maestro explicando los pasajes de alguna pieza con una orquesta que hacía sonar de cuando en cuando para ilustrar algún elemento de su exposición. Una maravilla. El otro día pusieron (debió ser en la 2) una cosa de ese tipo: era el Buenavista Social Club, la película reportaje de Win Wenders, con Ry Cooder y toda la marcha de La Habana. Por cierto, no sé que demonios pintaba el Ry Cooder en medio de todo aquello. Bueno, pintaba que puso los dólares para hacer la película.

15 ene. 2007


Desgraciadamente el oficio de redactor de necrológicas (¿se dirá necorólogo?) no acaba con el año nuevo. Si en Navidad murió James Brown, ayer desapareció Alice Coltrane, la que fuera mujer del genial saxofonista hasta su muerte, y el sábado el saxofonista Michael Brecker. El trabajo de necrólogo me tiene abrumado. No tiene fin: es un trabajo infinito.
Say it loud: I’m black and I’m proud.
James Brown fue el más famoso de los tres y el que más ha influido en las generaciones posteriores de músicos pop, especialmente en el rap y el hip-hop. Para algunos pasará a la historia por haber cometido atracos en su juventud, haber sido detenido por posesión de drogas y cosas de ese estilo. Mientras haya personas tan interesadas en la defensa de la moralidad seguirá habiendo delincuentes como James Brown que no tuvo ni la oportunidad de ir al colegio en su infancia. (Cosa que no preocupó demasiado a esos moralistas en su momento).
A love supreme
Alice Coltrane no pasó de ser una música discreta si la comparamos con Mcoy Tyner, (el que fuera eterno pianista del grupo), aunque tal vez influyó en el sonido del último John Coltrane, haciéndolo más experimental, abierto a múltiples influencias incluida la espiritualidad budista.
Michael Brecker
Más próximo a mi generación, he conocido su carrera casi desde los comienzos. Sus primeras grabaciones (con su hermano Randy en los Brecker Brothers) las conocí después, pero los discos de los Steps Ahead, al principio de los ochenta los compraba según se iban editando. Le recuerdo en esta banda de "treintañeros" junto con Mike Manieri al vibráfono, Peter Erskine a la batería, el contrabajo de Eddie Gomez y la encantadora pianista brasileña Elliane Elias, todos ellos tan discretamente glamurosos como su música. Después fue el saxofonista oficial de tantas grabaciones en el jazz o en el pop. Le he visto en actuaciones (en DVD) con Joni Mitchel, con Pat Metheny, con Chick Corea y tantos otros, que era ya como de la familia. Una pérdida.

12 ene. 2007


TCHAIKOVSKY SINFONICO.

La música rap es interesante por cuanto que se propone explorar los argumentos rítmicos que existen en la base de percusión de un tema pop. El problema está en que para centrarse en esa exploración rítmica se olvida de asuntos como la melodía y la armonía y se convierte en una música, hasta cierto punto, aburrida. Algo así me parece que ocurre con los grandes sinfonistas de la segunda mitad del XIX, a fuerza de explorar la armonía y las posibilidades expresivas de la modulación se olvidan de los demás aspectos de la música. (Pero qué está diciendo este tío…). Si uno escucha a papá Brahms, al abuelo Bruckner y otros autores de la época (fundamentalmente del área germánica, aunque también se puede hablar del belga Cesar Frank), uno tiene la impresión de que se ha quedado como estaba, de que no se enterado de lo que pasa, o de que, realmente, es que no pasa nada.
Basta escuchar a Tchaikovsky para salir del aburrimiento que estas músicas producen. En Tchaikovsky existe la misma estructura formal, la sacrosanta forma sonata, su complejidad armónica y estructural es similar a la de sus coetáneos, pero a diferencia de éstos en el ruso hay otras muchas cosas. Hay una melodía “cantábile” y hay una expresión romántica de sensaciones dramáticas o placenteras, sensaciones humanas, más allá del placer que los Dioses encuentran en jugar con las tonalidades. Sin embargo no corren buenos tiempos para el Señor Piotr Illich, la crítica actual considera a su música autocomplaciente. ¿Por qué? Se pregunta uno. Muy sencillo, porque al Señor Piotr Illich le gustaban los muchachos en lugar de las señoras de Moscú que tanto aplaudían sus obras y parece ser que los sesudos estudiosos de la música de esta época han decidido que la música de este “mariquita” no está a la altura de los grandes maestros, porque es autocomplaciente. ¿Y que es esto de autocomplaciente?. Según la Real Academia de la Lengua: autocomplaciente. 1. adj. Satisfecho, indulgente y poco crítico consigo mismo. Supongo que se refiere al tópico que establece que los homosexuales no tienen el carácter que le es propio al varón. Que los homosexuales trabajen en liquidar los prejuicios que los maltratan, que yo solamente daré mi opinión sobre la cuestión de la música de Tchaikovsky.
Si uno escucha la sexta sinfonía del ruso, la mal llamada “patética”, encontrará momentos de una fuerza expresiva propios del héroe que fuera el maestro de todos los maestros sinfonistas, del genio de Bohn. La entrada de la sección de desarrollo del primer tema, que te deja pegado a la silla, la culminación dramática de la reexposición de ese mismo tema, son momento de una hondura y un carácter sobrecogedores, contrastados con el lirismo del segundo tema. ¿Por qué se menosprecia esta música como carente de energía?.


2 ene. 2007

Gustav Klimt y Beethoven

La fundación Juan March ofrece en Madrid una interesante exposición sobre Gustav Klimt, el famoso pintor vienés de principios del siglo XX. El plato fuerte de la exposición es el llamado "Friso Beethoven", donde el pintor pretende representar simbólicamente el cuarto movimiento de la Novena Sinfonía basado en el Himno a la Alegría de Schiller. La visita es aconsejable por dos motivos. En primer lugar porque se puede ver el famoso friso a la altura de los ojos y no elevado, que es como está colocado en Viena. En segundo lugar, porque las acertadas explicaciones con que se presenta desentrañan los muchos simbolismos de la pintura. Es pues una ocasión que no hay que dejar pasar si se está en Madrid y que muestra de forma muy evidente las múltiples relaciones entre las artes que el concepto de "obra de arte total" (Gesamtkunstwerk), propugnaba en la época.

Cuentamé


¿Qué es la música?. Personalmente no tengo ni idea, (ahora mismo no tengo fuerzas para intentar una definición coherente). Lo que sí sé es que la música son muchas cosas y además, es portadora de otras muchas. Hay por ahí una recopilación de música popular de los "setenta" que se llama "cuéntame" que son unos 30 CDs de canciones populares de aquellos años que incluyen las canciones del verano de los Diablos, de Fórmula V y cosas de ese tipo. Entre todo ello hay algunas canciones buenas, pero la mayoría no lo son, son las canciones que eran populares en su época, como esa de "saca el güisqui Chely" y cosas de esa índole. Sin embargo uno encuentra cierta satisfacción en escucharlas. Es el "sentiment inhòspit de l'enyor" que decía Jaume Sisa. La nostalgia es un sentimiento muy traicionero que las personas fuertes deben evitar a toda costa, pero no cabe duda de que, en ocasiones, nos dejamos llevar por estas cosas, porque estas músicas que, de por sí, no aportan grandes valores "musicales", nos transportan a situaciones vividas y casi olvidadas: "son aquellas pequeñas cosas, que nos dejó un tiempo de rosas...".

NEUJAHRSKONZERT

Esto de la televisión digital terrestre está muy bien. Conectando el sonido del aparato al equipo de música he podido escuchar el concierto de año nuevo con calidad de CD y me ha gustado. También me ha gustado la versión tan vienesa que ha hecho Zubin Mehta. No sé por qué ha de ser pecado tocar estas cosas con mucho rubatto si es así como se hacía en su época. Estas reducciones del tipo de: "soy historicista y por eso toco sin rubatto" no las entiendo. Está bien para tocar obras del barroco pero para tocar valses y polkas me parece una contradicción con el historicismo reivindicado. ¿Se pueden tocar tangos sin rubatto?.