22 dic. 2006


Chick Corea (Spain)
Que uno sea un ecléctico no quiere decir que apruebe todo tipo de entreverado musical sin ningún juicio crítico. En la música que de forma tan extendida vino en llamarse de "fusión" es muy difícil determinar cuando estamos ante una experiencia sonora interesante o ante un bodrio o un pastiche. Chick Corea es un pianista extraordinario, con una técnica depurada, un improvisador nato y un músico creativo. Sus experiencias sonoras abarcan una multitud de formaciones, ya míticas, tanto en grupos "eléctricos" como "acústicos", pero una de las bases de su estilo musical es la fusión del jazz con la música española, o mejor debería decir hispana. Chick Corea tiene, como la mayoría de los norteamericanos, una visión "difusa" de lo que es España, visión que mezcla lo español con lo mejicano, con lo argentino o con lo peruano. Corea se siente ligado a la música española por ser californiano. Dado el pasado histórico de ese estado, que perteneció a Méjico, presupone que hay una cierta relación entre el Sunset Boulevard y el barrio de Santiago en Jerez de la Frontera. No tengo ni idea que raíces latinas (que no españolas) pudo haber habido en California, pero tengo la impresión de que Chick Corea tampoco. Tal vez Paco de Lucía sepa algo más sobre este tema y algún día nos lo cuente.

5 dic. 2006

RONDÓ A LA TURCA
(O en su defecto A LA RUMANA).




Postal de Navidad para felicitar las fiestas.

No soy patriota. No lo he sido nunca, en realidad soy apátrida convencido (ciudadano del mundo se dice) y veo el sentimiento nacionalista como una peligrosa forma de disgregar las sociedades. Pero estoy rodeado de españoles por todas partes. A estos españoles que me rodean y que tanto les preocupa el buen nombre de la patria cuando esa panda de inútiles millonarios que forman la selección nacional de fútbol tienen que defenderla frente a las agresiones (deportivas) de las potencias mundiales, les pregunto si no les da vergüenza noticias como la que aparece en la prensa local y que habla de un número importante de extranjeros que viven en condiciones de abandono a pocos kilómetros de mi casa alojados en campamentos, con los niños sin escolarizar y sin medicinas.
No soy cristiano. Lo fui de niño pero dejé de serlo gracias a que mis padres me llevaron (al final ya de mis estudios) a un colegio religioso. No tengo creencia trascendente alguna y veo el sentimiento religioso como una peligrosa forma de disgregar las sociedades. Pero estoy rodeado de católicos por todas partes. De estos católicos que van a manifestaciones porque dicen que el gobierno les ataca la libertad religiosa, (es verdad que hace meses que debieron llegar a acuerdos de financiación y ya no dicen esta boca es mía). A estos católicos que se manifiestan contra las negociaciones con los terroristas les pregunto si no les da vergüenza noticias como la que aparece en la prensa local y que habla de un número importante de extranjeros que viven en condiciones de abandono a pocos kilómetros de mi casa alojados en campamentos, con los niños sin escolarizar y sin medicinas.
No soy activista. Siempre he sido un pelín pequeño-burgués como decían mis amigos de izquierdas hace siglos. A parte de por comodidad, no soy activista porque no creo ni en esas disciplinas salvadoras que casi nos condenan al infierno de la historia, (peligrosa forma de disgregar las sociedades), ni en los visionarios de turno, que de eso nunca falta. Además me da pereza desembarazarme de tanto oportunista que se asoma a estas cosas. Pero a los activistas (y de paso a los oportunistas) les preguntaría si no les da vergüenza noticias como la que aparece en la prensa local y que habla de un número importante de extranjeros que viven en condiciones de abandono a pocos kilómetros de mi casa alojados en campamentos, con los niños sin escolarizar y sin medicinas.